Home | Webmail | ¿Dónde estamos? | Mapa del sitio | Proveedores | Contacto  

El Hospital Área Pacientes Especialidades médicas Docencia e Investigación Hp Farma Club de la Salud
>> Inicio >>

Una nueva alternativa para la prevención del Cáncer de Cuello de Útero

¿Qué es el cáncer de cuello de útero y cual es su relevancia?

Es un tumor maligno que afecta la parte inferior del útero.

Esta enfermedad afecta a casi medio millón de mujeres en el mundo cada año y por él mueren más de 700 mujeres al día, es decir aproximadamente una muerte cada dos minutos.

En Argentina se presentan alrededor de 5000 casos nuevos por año y casi 2000 mujeres mueren por este motivo, es decir unas 6 mujeres al día.

Este es el segundo cáncer más frecuente en mujeres de Argentina después del cáncer de mama.

¿Cuál es su causa?

La causa principal es la infección por virus HPV (Papiloma Virus Humano), en asociación con diversos co-factores como el tabaco y distintos grados de déficit inmunitario entre otros.

Existen más de 100 tipos de HPV, de los cuales unos 40 pueden afectar la piel y mucosas. A su vez hay tipos de alto o bajo riesgo según su potencial oncogénico, es decir su capacidad de transformar células normales en cancerosas.

Los tipos oncogénicos 16 y 18 son responsables de casi el 70% de los casos de cáncer de cuello de útero y junto al 31 y 45 suman el 82% de los casos.

Los HPVs oncogénicos son trasmitidos fundamentalmente por contacto sexual. Sin embargo, no es indispensable una relación sexual completa para el contagio, ya que puede haber transmisión del virus a través del simple contacto íntimo, piel a piel.

¿Es común este tipo de infección?

El HPV es la infección genital viral más común en la actualidad y es altamente contagioso. El riesgo de contraerlo comienza desde el inicio de la vida sexual.

Se estima que 50 a 80% de los hombres y mujeres sexualmente activos van a tener contacto con este virus a lo largo de la vida. No obstante la mayoría de estas infecciones son transitorias y en general pasan desapercibidas. Sólo un pequeño porcentaje de ellas va a derivar en cáncer años después, dependiendo del tipo viral y otros factores.

¿Cómo puede prevenirse el cáncer de cuello de útero?

Hasta hace poco se contaba solamente con la “prevención secundaria”, es decir, el diagnóstico precoz de células anormales en el cuello uterino comúnmente llamadas “displasias de cuello”, a través del examen ginecológico periódico, fundamentalmente el test de Papanicolaou, que sigue siendo insustituible.

Hoy existen también las vacunas contra el HPV, lo que se denomina “prevención primaria”, ya que apunta a impedir que la enfermedad y sus consecuencias ocurran en la persona que la recibe.
Las vacunas protegen contra los tipos oncogénicos más comunes de HPV, que causan más del 80% de los cánceres de cuello.



¿ Cómo se aplica la vacuna ?

Se administran tres inyecciones en el hombro con el siguiente esquema: dosis inicial, 1 mes y 6 meses, siendo importante recibir las tres para contar con la mejor protección.

Las vacunas son más eficaces si se colocan antes de que la mujer vaya a tener su primer contacto sexual, cuando podría estar expuesta al HPV. A la fecha se han distribuido en el mundo millones de dosis, cuentan con el aval de la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) y han sido probadas en mujeres entre los 10 y 45 años.

Se pueden vacunar niñas a partir de los 10 años, pero se recomienda en particular su aplicación entre los 14 y 26 años, preferentemente sin relaciones sexuales previas, dado que éste sería el grupo de mayor riesgo de contraer la infección viral por primera vez.

En general son bien toleradas, y los efectos adversos más comunes son leves y transitorios, como cefalea, reacciones en el sitio de inyección (hombro), dolores musculares y decaimiento.


Al presente se ha demostrado protección sostenida por al menos 5 años desde su aplicación, que podría mantenerse por unos 20 años.

La vacuna contra el HPV es hoy por hoy una opción válida, y no la única forma de prevención del cáncer de cuello uterino como fue señalado. Su aplicación es una elección de la mujer debidamente asesorada por su médico de cabecera.

El examen ginecológico de rutina, en especial el test de Papanicolaou, debe efectuarse regularmente en toda mujer, aún vacunada, comenzando a los 18 años, o antes si se han tenido relaciones sexuales.

Dr. Fabián Gómez Balangione
Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Privado

 

© 2008 - Hospital Privado - Centro Médico de Córdoba | Todos los derechos reservados
Tel.: (0351) 468-8200 | E-mail:info@hospitalprivadosa.com.ar